Colegio de Arquitectos de Venezuela

De la ciudad indocumentada a la ciudad como documento

Este artículo viene a complementar la iniciativa de un grupo de colegas arquitectos, profesores y amigos, quienes venimos trabajando en un proyecto muy importante iniciado en 2010, sobre la documentación, estudio, análisis y debate de ideas sobre la ciudad actual.

El tema de la ciudad es muy amplio y por tanto complejo, debido a que una ciudad es mucho más que una planimetría llena de líneas y cotas, ella es testigo de los hechos humanos y urbanos, de lo que sucede cada momento por parte de los diversos ciudadanos como son los vecinos, maestros, comerciantes, artistas, arquitectos, periodistas y todo aquel que aporte experiencias al lugar donde vive y convive.

A los arquitectos  con regularidad se les denomina los “hacedores de ciudad”, y ante el tema se debería actuar con humildad intelectual, virtud que debería cultivarse en las aulas universitarias, ya que es muy necesaria en el camino profesional.  Asimismo, el  arquitecto no debe actuar sólo en las propuestas de ciudad, estas deben surgir de ideas de los ciudadanos, profesionales y creadores, para conseguir objetivos compartidos, ya que la ciudad es de todos.

El registro que se tenga sobre la ciudad, debería ser de uso público y de fácil acceso a todo nivel. No existe en nuestras ciudades el testimonio documental de sus cambios, de los progresos que ha habido, de sus tendencias, ni que ha ocurrido con el uso del espacio físico de la ciudad a través del tiempo, por lo que se han convertido en ciudades sin historia. Otro factor que influye, es la carencia de elementos de difusión y publicación de los esfuerzos que valientemente se acometen de manera individual, desconociéndose también el rol de la memoria urbana en la transformación de la ciudad; en consecuencia, los pocos investigadores y los profesionales que realizan propuestas de nuevos proyectos, no tienen acceso a experiencias relacionadas para mejorar la ciudad actual.

En este momento más que nunca en necesario practicar la flexibilidad ciudadana, que no es más que la disposición al diálogo permanente, no sólo de conocimientos técnicos, sino también de sentido común, así se completaría la información que el urbanista planifica, el antropólogo analiza, el sociólogo contabiliza, el artista plasma y el arquitecto proyecta para la ciudad, pero al final ese colectivo tiene el deber de permitir que la ciudad sea un documento de identidad para todos.

Artículos asociados

Más artículos relacionados con
ciudad

Referencias externas y documentos relacionados
Template

blog comments powered by Disqus