Colegio de Arquitectos de Venezuela

Museo de Arquitectura

Uno de los méritos del Prof. Posani es haber provocado –tal vez involuntariamente– la polémica pública sobre la construcción del edificio del Museo de Arquitectura en la Ave. Vargas. Como toda polémica es sana y positiva, aunque esta vez falla por no presentar un análisis profesional serio sino que se fundamenta en criterios subjetivos o en motivaciones netamente políticas.

Cuando la polémica sobre una edificación pública llega a insulto y no se limita a un lenguaje decente pierde todo valor. Tampoco la confrontación de opiniones debe suceder sobre el plano de ignorancia porque llega a extremos similares como “no me gusta, hay que tumbarlo”; lamentablemente algunas voces utilizan términos vulgares demostrando su falta de cultura, ignorancia de los principios de diseño y confusión entre el proceso político y el quehacer arquitectónico. No guardan respeto y no separan la edificación de su autor, expresándose con un lenguaje que no corresponde a quienes se dedican a la docencia pero carecen de la capacidad para comunicar sus ideas o se esconden detrás de un seudónimo. La historia demuestra que uno de los principios fundamentales de la arquitectura es la libertad.

Es absolutamente legítimo fijar una posición frente a un proyecto conflictivo y hacerla pública como sucedió en Paris en el año 1974 cuando surgió el expresivo edificio del Centro Pompidou con los ductos de instalación en el exterior del mismo o cuando el Ing. Eiffel construyó en 1889 la torre que hoy dia es el ícono de la ciudad, a pesar de las protestas de la comunidad artística de Paris y personas tan notables como Alejandro Dumas. Hasta que no se celebre un foro público en el Colegio de Arquitectos no será legítimo que su directiva se pronuncie fijando su posición en representación del gremio.

En cuanto al edificio en sí, la sede del MUSARQ en la GAN era la mas adecuada, no se requería de una ubicación tan eminente sino de una tal vez mas modesta dentro del marco urbano.

El edificio tal como se observa es hoy una real sorpresa que mantiene el entusiasmo en suspenso; obviamente representa una nueva visión arquitectónica, funcional en la producción museística. Posiblemente el espacio interno resuelto con la participación del Arq. Domingo Alvarez (el autor del Museo del Niño) será una garantía de su logro. Es temprano para juzgar la excelencia de este diseño y mucho menos se puede emitir juicios solamente por su aspecto exterior. El sistema constructivo empleado por el Ing. José Adolfo Peña, dentro de la tradición de su maestro el Dr. Waclaw Zalewski, es de por sí un proyecto interesante. Muchas de las edificaciones históricas de valor (Colegio Chávez, la casa de Miranda, etc.)desaparecieron hace tiempo sin que surgiese una protesta pública. El Nuevo Circo construído a principios del S. XX no representa un valor histórico, mas bien nostálgico, sentimental, y que los arquitectos Chataing y Muñoz Tebar lo hayan diseñado no significa que ofrezca alguna característica importante dentro de la arquitectura venezolana de su época. En todo caso seguirá permaneciendo en su lugar.

Como lo sabemos Juan Pedro Posani fué el profesor mas brillante de historia de la arquitectura en la Facultad; extraordinario dibujante, poeta, pintor, historiador, autor de ensayos en los que se entretejen los temas de la sociedad y la arquitectura, escritor, arquitecto y por encima de todo un luchador por la justicia social. Es de todos conocida su obra profesional en el campo del patrimonio histórico y los proyectos de los espacios comunales comunitarios. Aunque fiel a su compromiso político en el tránsito por la vida pública es respetuoso amigo de quienes podemos tener pensamientos diferentes del suyo y actuar según idearios distintos.


blog comments powered by Disqus