Colegio de Arquitectos de Venezuela
Primer Lugar en Concurso de viviendas y espacio verde público / Aarau, Suiza
Foto: Arch Daily

Las ciudades y el futuro

A estas alturas, cuando ya más de la mitad de la población mundial habita en ciudades, nadie en su sano juicio duda de que el futuro de la humanidad será absolutamente urbano, pero no está claro si todos, y en particular quienes tienen la responsabilidad en la toma de decisiones, entienden lo que eso significa. En el caso venezolano, donde la población urbana ya supera el 90%, se trata de una cuestión del máximo interés nacional.

Lo primero que es necesario entender es que estas que nos atrevemos a llamar nuevas ciudades y que en nuestro caso vienen formándose desde la segunda mitad del siglo pasado, no son una extrapolación de la ciudad tradicional ni una imagen agrandada de la misma sino un fenómeno cualitativamente nuevo.

Ciertamente, ellas tienen una escala que no conoce precedentes, pero ese cambio cuantitativo termina por ocasionar un salto cualitativo que modifica radicalmente su carácter y hace obsoletas las viejas formas de gobernarlas y organizar su crecimiento: social y culturalmente se han hecho infinitamente más complejas, las desigualdades se han magnificado y la población no sólo no se resigna a ellas sino que ha afinado su capacidad para registrarlas.

Pero todavía más importante es que en las nuevas realidades generadas por la sociedad del conocimiento, el talento se ha convertido en el principal motor del crecimiento económico y el desarrollo de las sociedades. En este caso nos encontramos con un recurso que no está geográficamente condicionado, como ocurre, para citar un ejemplo, con el petróleo, sino que es ubicuo puesto que es portado por los seres humanos: no está anclado a una realidad territorial sino que tiene la facultad de desplazarse según sus necesidades y expectativas, que en la realidad actual están fuertemente asociadas a la calidad de vida que ofrece el medio urbano.

La misma experiencia venezolana es ilustrativa al respecto: desde la llegada de los europeos, nuestra historia registra el conocimiento y uso del petróleo por parte de la población indígena para el calafateo de sus precarias embarcaciones. Hubo que esperar varios siglos para que el desarrollo del conocimiento y la industria en los países más avanzados del mundo convirtieran al petróleo en el combustible más eficiente y, consiguientemente, más preciado. De este modo un azar de la naturaleza la acumulación en nuestro sub-suelo de vastas reservas del hidrocarburo -convirtió a un país como Venezuela- sin arte ni parte en esos procesos, en el afortunado beneficiario del conocimiento desarrollado en otras latitudes.

A diferencia de lo ocurrido en los siglos XIX y XX y si se excluyen crisis humanitarias de gran envergadura, las principales corrientes migratorias de la actualidad interesan cada vez más a personas con elevados niveles educacionales y con aspiraciones que van más allá de una buena remuneración e incluyen calidad de vida, seguridad personal y social y garantías para el desarrollo familiar, lo cual se traduce en elevada calidad del medio urbano. En consecuencia, la aspiración a una ciudad segura y hermosa no es una frivolidad sino una condición para el bienestar de la nación: las ciudades que crecen en calidad atraen desarrollo, las que se deterioran lo expulsan. Hoy las nuestras están en la segunda categoría, por lo que el gran reto es impulsar los cambios necesarios para volver a la primera. Un desafío vasto y complejo, indispensable para ofrecerle al país un futuro digno y que requiere de profundas reformas en áreas tan sensibles como gobernabilidad democrática e innovación tecnológica.

Referencias externas y documentos relacionados
Template

blog comments powered by Disqus