Colegio de Arquitectos de Venezuela
Lever House
Foto:Gordon Bunsahaft, SOM

¿Por qué no leemos más acerca de arquitectura? Parte I

"Los edificios están en todas partes", escribe Lange, "grandes y pequeños, feos y bonitos, ambiciosos y tontos". Caminamos entre ellos y vivimos adentro de ellos pero en gran medida somos habitantes pasivos de ciudades, torres, casas, espacios abiertos y tiendas en cuya creación no estuvimos involucrados.

Se discute acerca de los edificios -de hecho en algunos aspectos de manera obsesiva– pero casi exclusivamente en el contexto económico. Estos edificios se excedieron en su presupuesto, este exceso de viviendas desencadenó la crisis del Mercado, este condominio rompió el record de bienes raices, etc, etc. Para el "poco conocedor" la arquitectura es descrita como poco mas que un objeto de alto costo y que causa mucha pena, en lugar de algo con el potencia de mejorar nuestra vida diaria.

Pero, como indica la crítica de Arquitectura y Diseño Alexandra Lange en su Nuevo libro "Escribiendo sobre Arquitectura" necesitamos confrontar nuestra ciudadanía, en lo referente a la arquitectura, de manera de alejarnos de la pasividad o la acusasión, y para hacer esto necesitamos... Mas críticos de Arquitectura.

Por supuesto, desde la última década ha venido ocurriendo lo contrario. Casi podríamos contar con los dedos de una mano el número de críticos de Arquitectura de los principales periódicos y, mientras se ha venido dando una explosión de opiniones en blogs y páginas de arquitectura, la mayoría, con pocas excepciones, exhorta a los "ya convertidos" una celebración poco crítica de una simpática "falla del sistema".

En la oportunidad que hablé en el "D-Crit program" de la Escuela de artes Visuales, en el Otoño pasado, muchos de nosotros estuvimos de acuerdo que los medio que funcionan 24 horas, 7 días a la semana, tienen parte de la culpa –es difícil ser concienzudo cuando escribes 5 publicaciones en línea al día– pero no hay falta de razones para la actual insuficiencia del criticismo arquitectónico, así como para la actual insuficiencia de proyectos arquitectónicos, por ejemplo.

Fue Martin Mull, (ó Steve Martin ó Laurie Anderson — confirmen aquí los cometarios) quien dijo "escribir sobre la música es como bailar acerca de la arquitectura". Para arruinar aún mas la analogía, escribir sobre Arquitectura es como balbucear un lenguaje donde con creciente frecuencia, la experiencia de leer un escrito de arquitectura se siente tan placentero como sacarse una muela.

Sería algo así (con las debidas disculpas al autor que todavía permanece sin ser identificado):

ANALISIS: una fragmentación territorial y social, una típica "tierra de nadie" que sufre el éxodo urbano, el consentimiento de la persona vieja y poco activa; la ausencia del lugar público a la escala del cuerpo, substituida por al automóvil. LA PROBLEMATICA: ¿Cómo atraer nuevas formas de vida para facilitar el "mix" social y urbano requerido?

No Podemos culpar por completo al perpetrador de este crimen por ser éste precisamente el estilo de escritura premiado dentro de las academias. Esta forma indescifrable de escritura, representa una inteligencia superior. (El campo de la Arquitectura no esta "solo" en este sentido, solo pregúntele a algún estudiante de Doctorado o Maestría, quien tiembla al escribir oraciones llenas de ingobernables palabras difíciles de deletrear proveniente de teóricos del viejo continente como Barthes, Derrida y Foucault); y aún que no estoy sugiriendo que descendamos al menor denominador común los arquitectos y de quienes escriben acerca de ellos, la verdad se están haciendo un flaco servicio al insistir en hacer su discurso impenetrable.

¿Por qué comparar la aproximación del autor anterior con la tomada por el ídolo del urbanismo Jane Jacobs?quien fue precisamente exitosa al emplear su amor por su entorno construido para justificar su preservación y expansión. Ella escribió en "Vida y muerte de la gran ciudad americana":

La sección de la calle Hudson donde vivo, es cada día la escena de un intricado ballet. Yo hago mi propia primera entrada un poco luego de las 8 cuando saco la basura, seguramente una prosaica ocupación, pero aún así disfruto mi parte, mi pequeña estridencia, mientras la manada de estudiantes de secundaria caminan por el centro del escenario botando al piso empaques de dulces (¿Cómo pueden comer tanto dulce tan temprano en la mañana?)... Cuando llego a casa luego del trabajo, este ballet alcanza su "crescendo". Es el momento de los triciclos, los patines y bicicletas así como de los bulliciosos juegos con botellas y vaqueros en la escaleras de los edificios; es el momento de los zigzagueantes paquetes que van de la farmacia a la frutería y de nuevo a la carnicería...

El hombre de publicidad David Ogilvy escribió, "Nunca uses palabras como reconceptualizar, desmasificación, actitudinal, juiciosamente. Todas muestran que tan pretencioso eres." Admito que es injusto comparar estos fragmentos de párrafos, pero lo hago para demostrar algo comúnmente olvidado sobre la crítica: debe ser lúcida, (no debe confundir) si tiene alguna esperanza de lograr un impacto. Al final, ¿quién recogerá los frutos durante una sesión de discusión de zonificación en el concejo municipal? Los dos autores hablan de lo mismo, pero esta claro quien logra mejor demostrar las ventajas de la mezcla de usos en la ciudad. El primer autor, esta preocupado por las condiciones del "área de estudio";  el segundo autor es exitoso hablándole al ser humano.

 

Traducción libre: Luis Fornez

Noguchi Cube, New York
Foto:Jeremy M. Lange

Referencias externas y documentos relacionados
Template

blog comments powered by Disqus