Colegio de Arquitectos de Venezuela
Print me a Stradivarious
Foto:The Economist

Imprime un Stradivarious

La impresión a 3D promete ser una nueva forma de revolución para las herramientas de producción, diseño y prototipo, como lo fue la impresión a color con tipografías cursivas de alta calidad para los años 80. Lo que desde hace apenas 15 años, era materia de investigación universitaria de alto nivel, hoy en día constituye una herramienta que cada día esta mas cerca de nuestra escuelas y pronto de nuestras casas.

La revolución industrial de finales del sigo 18 hizo posible la producción en masa de bienes, creando economías de escala las cuales cambiaron la economía y por ende la sociedad en formas que nadie pudiera haber imaginado en ese momento.

Ahora, ha emergido una nueva tecnología de producción que hace exactamente lo contrario. La impresión tridimensional ha abaratado la producción de objetos tanto como la producción en masa, socavando las economías de escala y su impacto en nuestro mundo puede ser tan profundo como lo fue la aparición de las fábricas.

Funciona de esta forma: Primero buscas un archivo 3D en la pantalla de tu computadora ajustando a conveniencia aspectos de su forma o color según veas necesario y luego aprietas imprimir. Un máquina que esta cerca toma vida y progresivamente va construyendo el objeto, ya sea depositando el “material” desde una boquilla o solidificando selectivamente  una fina capa de plástico o polvo de metal gracias a pequeñas gotas de adherente o un rayo comprimido de alta precisión. El producto se realiza progresivamente añadiendo material capa tras capa, lo cual explica su otro nombre: Manufactura Aditiva.

Eventualmente el “objeto” en cuestión –Ya sea una pieza de repuesto para tu auto, una pantalla para una lámpara o un Violín- sale de la impresora. Lo hermoso de esta tecnología es que no necesita una fábrica para producir. Los objetos pequeños pueden ser hecho en una máquina del tamaño de una impresora en la esquina de una tienda, oficina o en tu casa; mientras lo más grandes como una bicicleta, parachoques o piezas de un avión requieren de más espacio y como es natural de una máquina más grande.

En estos momentos el proceso es solo posible con algunos materiales (Plásticos, resinas y metales) empleando precisiones de cerca de un décimo de milímetro. Así como con las computadoras en 1970, en la actualidad toda esta tecnología está en manos de medios académicos, algunas empresas y por supuesto individuales que por hobby y con dedicación, logran emplear estas técnicas, pero así como con las computadoras, la impresión en 3D se está diseminando rápidamente en la medida que la  tecnología mejora y los costos se abaratan. Un impresora básica 3D, conocida también como “Fabber” (original de “fabricación” en Ingles), cuesta ahora menos de lo que una impresora “Laser” costaba en 1985.

El enfoque “aditivo” a la producción posee varias ventajas considerables en comparación a las más convencionales: reduce los costos al desaparecer la línea de producción, reduce la emisión de desperdicio enormemente requiriendo solo una décima parte de la cantidad de material de materia prima y permite al creación de piezas que otros medios mas convencionales no podrían realizar y cuya eficiencia resulta optima para por ejemplo mejores piezas de calentadores y aviones. Finalmente, el enfoque “aditivo” permite la producción de un solo objeto de forma rápida y barata, para luego producir “otra” luego de que el diseño ha sido refinado.

Por muchos año las impresoras 3D fueron usadas de esta manera para la fabricación de prototipos, principalmente en industrias aeroespacial, médica y de automóviles. Una vez finalizado el diseño, se disponía de una línea de producción para la fabricación y ensamblaje empleando métodos convencionales. Pero la impresión 3D ha mejorado a tal punto que ya se esta empleando en la producción de objetos “finales” para cantidades cercanas a las 1000 unidades - esta cifra será aumentará en la medida que la tecnología madure - gracias a una competitiva técnica de inyección de molduras de plástico. Gracias a que cada objeto es producido individualmente, en lugar de ser fabricado en un molde, cada objeto puede ser hecho con ligeros cambios sin ningún costo extra. La producción en masa podría, en breve plazo, dar plazo a la “customatización” en masa para todo tipo de productos, desde zapatos, lentes a utensilios de cocina.

Al reducir las barreras de entrada para la producción o fabricación, la impresión 3D promueve en forma simultánea la innovación. Si puedes diseñar una forma en la computadora, con la impresión 3D la puedes convertir en objeto. Puedes imprimir una docena, ver si tiene un mercado y luego imprimir 50 más si lo hay, modificando además el diseño al utilizar los comentarios de los primeros usuarios identificado en ese mercado. Esto será una autentica revelación para los inversionistas y emprendedores, ya que las pruebas de nuevos productos serán más baratas y menos riesgosas. Y así como los programadores de código abierto colaboran compartiendo el código de su “software”, los ingenieros están empezando a colaborar en diseños de código abierto para objetos y para el “hardware”.

Tecnología sin trabajo

Un cambio tecnológico tan profundo reinicializará las economías de producción. Algunos llegan a creer que descentralizará los negocios completamente, llegando a “reversar” los procesos de urbanización que acompañaron a la industrialización. No habrá necesidad de fábricas, es la lógica, en aquel momento en que cada pueblo cuente con un “Fabricador” que produzca los objetos requeridos. Hasta cierto punto quizás, pero los beneficios económicos y sociales de la ciudad son mayores que su habilidad de atraer trabajadores a las líneas de producción.

Otros sostienen que, al reducir la necesidad de empleo de trabajadores, la impresión 3D socavará las ventajas de bajos costos y bajos salarios en otros países, repatriando la capacidad productiva al primer mundo. Quizás ocurra, pero los fabricantes asiáticos, están tan bien preparados como cualquier otro para adoptar esta tecnología y aún que la impresión en 3D, devuelva las maquilas a países desarrollados, no creará tantos trabajos ya que esta tecnología requiere menos mano de obra que los medios de fabricación anteriores.

Esta tecnología tendrá implicaciones no solo en la distribución de capital, sino también en las leyes que amparan propiedad intelectual. Cuando lo objetos pueden ser descritos en un archivo digital, se vuelven más fácilmente copiables y distribuibles, por ende, más fácil de piratear. Solo pregúntele a la industria de la música. Cuando modelo de zapato o un nuevo juguete, contenido en un archivo 3D digital, escape al Internet, las probabilidades de que su dueño pierda sus derechos de propiedad intelectual, son altísimas. Por supuesto ya hay solicitudes de restricciones para el uso de la impresoras 3D así como cantidad de demandas acerca de cómo las leyes de la propiedad intelectual deben ser aplicadas. Pero al igual que con el software de Código Abierto los modelos no comerciales y abiertos, emergerán. Hasta el momento no esta claro si la impresión de 3D requerirá que las leyes sean mas restrictivas (obstaculizando la innovación) o si serán mas laxa (lo cual podría propiciar la piratería). No cabe duda que los abogados están frotándose las manos.

Así como nadie pudo predecir el impacto del motor a vapor en 1750 –o de la imprenta en 1450, o del transistor en 1950- es imposible preveer el impacto a largo plazo de la impresión 3D, pero la tecnología ya esta en camino y probablemente afectará profundamente todos las disciplinas y esferas involucradas. Las compañías, reguladores y emprendedores deberían empezar a pensar acerca de esto ya. Una cosa, por lo menos, parece clara: Aun que la impresión 3D generará perdedores y ganadores en el corto plazo, expandirá también el ámbito de la industrias de producción, así como el de la imaginación a largo plazo.

Traducción libre: Luis Fornez

Esquema de partes de una impresora 3D

Edición especial de Tecnología de Febrero
Lea los otros artículos de tecnología en The Economist (Ingles)

Artículos asociados

Más artículos relacionados con
3d impresión

Referencias externas y documentos relacionados
Template

blog comments powered by Disqus