Noticias

Previous Next

Limpio de conciencia, Arq. Andrés Guinand

El día miércoles 19 de abril, me encontraba marchando con mis suegros y mi novia sentido oeste por la autopista Francisco Fajardo. Cuando la marcha fue detenida a la altura del Centro comercial Recreo por la guardia nacional bolivariana, nosotros nos encontrábamos como a 300 Mts de distancia del enfrentamiento.

Veíamos en la distancia las bombas, pero no nos afectaba el humo. Pasaron no más de 15 minutos, cuando la guardia nacional bolivariana comenzó a arremeter con más fuerza, forzando a la marcha entera a retroceder. Esto generó pánico general y el retroceso brusco de la masa de gente, logrando separarnos de mis suegros y generando caos, lo que hacía imposible avanzar efectivamente. Mi novia y yo tomamos la decisión de saltar la defensa de la autopista, hacia un terreno baldío que se encuentra al borde del río Guaire. Avanzamos lo más que pudimos, pero el humo de las bombas lacrimógenas, empezó a llegar fuertemente hasta este terreno, evitando que continuáramos nuestro camino de huida y provocando asfixia. Buscando otra vía de escape, me percaté que había un grupo de personas cruzando el río Guaire y que este no estaba tan hondo, por lo que decidí que nuestra mejor opción era cruzarlo también. Al llegar al otro lado, es decir a la orilla de Bello Monte, nos encontramos con una pendiente muy inclinada haciendo difícil la subida. Las bombas seguían cayendo cerca de nosotros, a pesar de que estábamos en agua, no se apagaban, flotaban. Intentamos subir, cuando sentí un golpe en la cabeza de la bomba que me dejó un pitido ensordecedor en los oídos por unos segundos, y tumbándome contra la pendiente del río. Entre mi novia y varias personas que se encontraban huyendo, me intentaron ayudar a pararme, pero no sentía las piernas. Aunque veía que las podía mover no las sentía, por lo que no me podía poner de pie. Unos minutos después lograron llamar la atención de unos paramédicos de vías rápidas que al verme sangrando bajaron rápidamente a ayudarme. Al bajar me atendieron la herida y mientras esperaban por el equipo necesario para inmovilizarme y subirme, la gente comenzó a subir por sus cuerdas incluyendo mi novia. Arriba ella llamo a su padre que es medico para que viniera a ayudarla. Mientras ambos se encargaban arriba de conseguir una ambulancia, en el río solo quedábamos los dos paramédicos y yo, cosa que no detuvo a la guardia nacional de seguir lanzándonos bombas a pesar de los reclamos y gritos de los paramédicos, me terminaron subiendo en una camilla de emergencia halada por una cuerda, al llegar al nivel de la calle me montaron en la ambulancia y me llevaron directo al Centro médico docente la Trinidad, al llegar ya me estaban esperando por previa llamada de mi suegro y me atendieron directa y rápidamente, las preocupaciones de los médicos eran varias pero la más peligrosa era el riesgo a infección ya que el río guaire en caracas es la vía principal de recolección de aguas negras de la ciudad lo que lo convierte en una enorme cloaca al pasarme por los exámenes y tomografias me informaron que la Bomba me había fracturado el cráneo y que sería necesaria una Craniectomia parietal más limpieza quirúrgica de una fractura parietal hundida contaminada por lo cual me operaron y me removieron un pedazo de cráneo, la recuperación a sido sobre todo molesta pero ya me encuentro en mi casa, todavía tengo dificultades para caminar ya que la sensibilidad de las piernas no la e recuperado totalmente y ando todo el día con dolores de cabeza y mareos que me indican los doctores que es normal mientras me baja la inflamación en el cerebro. Por los momentos me ando recuperando cada día un poco más y mi recomendación al gremio y colegas es que no perdamos la esperanza, sigamos saliendo y apoyando a la oposición que yo apenas pueda saldré de nuevo

Saludos

Andrés Simon Guinand Montalva

Arq. Andrés Guinand