Noticias

Manifiesto Abril 2017

Documento preparado por el Arquitecto Leopoldo Provenzal y refrendado por la Junta Directiva Nacional del Colegio de Arquitectos de Venezuela

LOS ARQUITECTOS FRENTE A LA RUPTURA DEL ORDEN CONSTITUCIONAL Y EL GOLPE DE ESTADO.

MANIFIESTO REFRENDADO POR LA JUNTA DIRECTIVA NACOINAL DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS DE VENEZUELA.

La Junta Directiva del Colegio de Arquitectos de Venezuela (CAV), en atención a la a la grave situación nacional, tomando en consideración la necesidad de rechazar la irrupción del orden constitucional continuado que se ha venido sucediendo en nuestro país, refrenda el contenido del documento que se expone a continuación, de la autoría del Arq. Leopoldo Provenzali, colaboradores y demás Arquitectos preocupados y comprometidos con la libertad, justicia y virtudes ciudadanas indispensables para la armonía en la convivencia y el desarrollo de nuestra Venezuela.

Nosotros Arquitectos activos en pleno ejercicio de nuestra responsabilidad como profesionales al servicio del país pero fundamentalmente como ciudadanos comprometidos con el presente y el futuro de la Nación venezolana nos pronunciamos en torno a la profunda crisis que vive el país por la ruptura del hilo constitucional, el golpe de estado continuado por parte del TSJ desde el 6D 2015, el desconocimiento de la separación de poderes y la sujeción de estos al Poder Ejecutivo, lo cual se expresa en una situación de anomia social y política con devastadoras consecuencias sobre una población que sufre carencias de todo orden, destrucción del tejido social, ruina de las ciudades, pueblos, así como de la infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria, abandono del sistema ferrocarrilero, destrucción del aparato productivo, expropiación de terrenos y bienes, así como de grandes, medianas y pequeñas industrias, ineficiencia de las empresas de servicios públicos, haciendo insostenible el funcionamiento normal del país e imposible la vida en libertad por la violación sistemática de los derechos constitucionales contemplados en la CBRV.

En tal sentido, nos sumamos a la iniciativa unitaria que promueve un acuerdo nacional para un cambio por la vía electoral, de manera pacífica y democrática que permita restablecer el régimen de libertades, el derecho y los valores cívicos, la noción de Republica y la Democracia como expresión de una sociedad integrada por ciudadanos activos profundamente involucrados en las decisiones políticas que afecten la vida y el interés común.

Exigimos religitimación de todos los poderes, entre ellos el poder electoral antes de cualquier elección. En tal sentido, reclamamos la realización de elecciones regionales, como pauta la CBRV a la brevedad, para demostrar la voluntad de cambio de la mayoría del pueblo venezolano que aspira gobernantes virtuosos, honestos, capaces, idóneos, competentes, eficientes, cuentadantes en una Venezuela verdaderamente democrática donde se practique una relación ejemplar entre gobernantes y gobernados.

Exigimos a la Fuerza Armada Nacional que asuman su rol como garantes de la Constitución, defensores de la soberanía y la integridad del territorio, apegados a la Ley y al Derecho y en ningún caso, utilizar los recursos del Estado las armas de la Republica en contra del pueblo. Demandamos el cese inmediato de la represión.

Convocamos a colegas arquitectos y profesionales de otras disciplinas, a las Universidades a los gremios profesionales, a organizarnos y movilizarnos para participar activamente en la reconstrucción y reinstitucionalización del país, en la perspectiva de un cambio en las relaciones de poder donde la ciudadanía deberá tener un rol decisorio en el diseño las políticas públicas y la contraloría social.

En ejercicio de nuestra responsabilidad profesional y social deberemos sumarnos a un gran esfuerzo transdisciplinario para el reordenamiento del territorio, la transformación del modelo de gestión urbana y ambiental, el rescate del espacio público, la dignificación de la arquitectura pública, la intervención de los barrios para alcanzar estándares urbanos de calidad, sostenibles y, en general, hacer del territorio y por tanto del país, un lugar de civismo, democracia y libertad plena para nuestra ciudadanía.