Noticias

Previous Next

A más de cincuenta años de la transformación de la SVA en el CAV

En diciembre de 1966 se cumplieron 50 años del lanzamiento del primer ejemplar de la Revista CAV, el órgano de información oficial del gremio. Este relanzamiento ocurrió con el precedente de los veinte números editados de la Revista SVA, el instrumento de divulgación de la Sociedad Venezolana de Arquitectos, organización previa al CAV, que fuera fundada en 1945 por arquitectos pioneros en el país, entre los que se encontraba Carlos Raúl Villanueva.

Han pasado más de cincuenta años de esta fecha y las circunstancias han cambiado drásticamente, quizás al extremo de no poder reconocerse el país en esas páginas. La construcción de importantes proyectos bajo la Modernidad era una constante en ese tiempo, como evidencia el contenido referido a los veinte ejemplares de la Revista SVA condensados en un listado incluido en este primer ejemplar.

Como artículo principal se destaca el proyecto de la nueva sede del Banco Central de Venezuela, obra proyectada por Tomas José Sanabria y que obtuviera el Premio Nacional en la III Bienal Nacional de Arquitectura de 1967. El proyecto, ampliamente descrito en la revista, evidencia la preocupación por proyectar una obra completa y cabal para lo que se perfilaba como el"nuevo paisaje urbano del centro de la ciudad" (1). La propuesta consiste de dos volúmenes: un cuerpo bajo muy bien desarrollado y correctamente implantado en la Av. Urdaneta con otro cuerpo alto adjunto, destacando en ambos un cuidadoso trabajo de fachadas diseñadas para incidencia solar tropical. Este proyecto es un icono dentro de la ciudad, trabajo que evidencia preocupación por el detalle y la escala, con franco reconocimiento del trópico.

Hasta el hojear el contenido de publicidad de la revista implica también un ejercicio de abstracción, un país con desarrollo masivo de la construcción, donde lo posible tenía cabida. Para las generaciones que no vivimos completamente esta Venezuela, revisar esta literatura es casi emprender un recorrido por argumentos propios de la ciencia ficción.

Pero hay algo que increíblemente en esa "Venezuela de lo posible" se dejó pasar y que hoy cobra mucha importancia. El Primer presidente del CAV, Arq. Guido Bermúdez-Briceño refiere, con respecto a la creación del Colegio de Arquitectos de Venezuela:

"Solamente hemos dado un paso más en nuestra justa aspiración de lograr la promulgación de la Ley del Colegio de Arquitectos de Venezuela."(2)

Infortunadamente esta disyuntiva de entonces, excede el medio siglo en mora.

Un gran vacío afecta al gremio en este respecto, no contamos con la ley específica, necesaria y oportuna para poder ejercer cabalmente el oficio y así poder proyectar los escenarios de aquellos aspectos que la arquitectura debería abarcar.

Hay muchas preguntas que debemos hacernos, pues ¿es la ley suficiente para colocar al arquitecto en su lugar dentro de la sociedad? ¿Hemos hecho los arquitectos lo suficiente para garantizar el respeto por nuestra carrera y hacia nosotros mismos? ¿Hay algún debate serio con respecto hacia dónde se dirige la arquitectura venezolana? Lamentablemente no creo que las respuestas sean afirmativas y lo peor, es que no están debatidas lo suficientemente.

Las bienales son el mejor momento para debatir estos temas, pero a pesar de los grandes esfuerzos por levantar un evento como este en los últimos años, aún hay muchos escollos que superar. En 2014 y 2016 contra todo pronóstico, se desarrollado bienales nacionales, reconociendo el valioso trabajo de profesionales que siguen creyendo en el país. Esperemos cada vez más contar con la incorporación diligente de los colegas en todas las actividades posibles dentro del gremio.

El país en el 2017 es completamente diferente de 1966, hoy nos debatimos entre la existencia viable y democrática de la nación y la opresión desmedida, resultado de un proyecto nefasto, del que sería muy ingenuo decir que se solucionará con un cambio de funcionarios. Hay que escuchar y evaluar las circunstancias con auténtica visión crítica. El país debe ser reconstruido totalmente, lo que pasa por la revisión analítica y seria de nuestras actuaciones.

Los arquitectos construimos, armamos espacios en el papel, la palabra y la técnica. Debemos plantearnos la reconstrucción de nuestra sociedad, indispensable en el escenario de un futuro, esperemos muy próximo. En este momento debatimos la viabilidad de la nación, eso no lo olvidemos, pero hay deudas pendientes que los arquitectos debemos honrar y tenemos que estar preparados.

Les invito a revisar este primer ejemplar, disponible desde ahora en nuestra cuenta de ISSUU, con una distancia de medio siglo, para no olvidar a lo que nos debemos y nos corresponde proyectar hacia el futuro.

Arq. Tomás Pérez Calderón.
Junio 2017


(1) Apreciación discutida dentro del artículo en distintos ángulos y antecedentes, acerca de las intervenciones urbanas en el centro de Caracas, desde los años '40 del siglo XX y las proyecciones para el año 2000.
(2) Discurso inaugural del acto de toma de posesión de la primera Junta Directiva CAV 1966-1967 en la FAU UCV. Revista CAV N°1, pp.4