¿Cuándo se fundó el CAV?

Allá por el año 1940, se reunían en algunas de las fuentes de soda de Caracas, los hombres de negocio, las damas de la sociedad y en general el público sin prisa que transitaba las angostas calles de la plácida ciudad de los techos rojos.

Entre los asiduos concurrentes a las tertulias vespertinas de aquellas cafeterías con sus viejos mostradores, que tras las puertecitas de tela metálica almacenaban las pastas y los dulces criollos y uno que otro quesillo, protegidos de las moscas impertinentes por un ventilador con multicolores tiritas de papel, se encontraban cuatro o cinco hombres jóvenes, profesionales de la arquitectura. Sus nombres: Carlos Raúl Villanueva, Rafael Bergamín, Heriberto González Méndez, Roberto Henríquez...

Solían reunirse estos amigos informalmente, con el fin de intercambiar ideas sobre la reglamentación del ejercicio de la profesión en Venezuela.

Ocasionalmente consideraban las posibilidades de fundar una asociación, con el objeto de agrupar a los arquitectos y a tal fin convocaron a varios colegas a una reunión. En esta reunión que vino a cristalizar en el año 1945, un núcleo de profesionales, exactamente siete, suscribieron un acta que dice textualmente: "En Caracas, a los cuatro días del mes de julio de mil novecientos cuarenta y cinco, reunidos en el edificio del Colegio de Ingenieros de Venezuela, los abajo firmantes fundamos la Sociedad Venezolana de Arquitectos, cuyos fines serán: dar impulso al estudio y desarrollo de la Arquitectura, cultivar la ética profesional, establecer vínculos de unión entre sus miembros y propender a la defensa del mejoramiento de la profesión". Este documento fue firmado por los ya mencionados arquitectos junto con los doctores Luis Eduardo Chataing, Cipriano Domínguez y Enrique García Maldonado.

Una vez fundada la Sociedad Venezolana de Arquitectos, SVA, los inquietos representantes de la arquitectura seguían frecuentándose, ya no para la tertulia del café y el simple cruce de ideas, sino en forma regular y con el firme propósito de llevar a cabo los postulados del Acta de Fundación de la SVA. Una de las tareas fundamentales era la aplicación del grupo para el mejor desarrollo de las actividades.

Entusiasmados, acudieron a la recién fundada sociedad nuevos miembros, entre los que podemos citar a Gustavo Guinand, Pardo Soublette, Mujica Millán, Seijas Cook y Gustavo Wallis.

El segundo paso decisivo fue la constitución legal de la sociedad, acto que se realizó el 15 de abril de 1946. El documento quedó debidamente registrado por ante la Oficina de Registro Público y con ello la Sociedad adquirió personalidad jurídica. Así comienzan las actividades de los arquitectos venezolanos, ya legalmente agrupados en un organismo impulsado por la mística profesional como norte de sus acciones. Ese memorable día, 15 de abril de 1.946, se procedió al nombramiento de la primera junta directiva 1946-47. la cual quedó constituida así: Presidente: Carlos Raúl Villanueva, Vicepresidente: Luis Eduardo Chataing, Secretario: Heriberto González Méndez, no nombramos vocales ni suplentes porque no hubiéramos quedado sin miembros...

A partir de esa fecha, la SVA, comienza a desplegar una intensa labor, tendente a cumplir cabalmente con los propósitos enumerados en su Acta Constitutiva y dispuesta a colaborar al engrandecimiento del país. Una vez establecidos los contactos necesarios, la SVA, procedió a ofrecer sus servicios a las autoridades municipales y nacionales en todo lo relacionado con orientación profesional y soluciones a los problemas que afectaban en una u otra forma la vida ciudadana. Ardua tarea en su comienzo, como es natural suponerlo, no logra sin embargo, desanimar a los integrantes de la naciente asociación.

Entre los primeros éxitos alcanzados podríamos citar la creación de la Escuela de Arquitectura, dependiente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela. El funcionamiento de la Escuela era, al principio, bastante irregular, en el sentido de que había que compaginar el pensum de la carrera con los establecidos en Ingeniería, de tal suerte que los estudiantes pasaban unos años en Arquitectura y otros en Ingeniería. No obstante estas dificultades iniciales, las promociones que egresaban de la UCV, contaban con muchos profesionales que dentro de breve tiempo se iban a convertir en destacados intérprete de las más modernas y audaces corrientes artísticas dentro de los diferentes aspectos del arte arquitectónico universal.

En 1946 los arquitectos venezolanos logran participación en el Congreso Panamericano de Arquitectura, realizado en Lima y a partir de esa fecha han seguido actuando en dichos congresos.

Siempre por iniciativa de la SVA se consigue, por intervención directa ante el Presidente, don Rómulo Gallegos cuya humana compresión de los problemas nacionales facilito en alto grado la realización del proyecto, la creación de la Dirección Nacional de Planificación con carácter autónomo.

Los frutos de dicha empresa son bastante conocidos por profesionales y público en generaL.

En 1945 es elegida la ciudad de Caracas como sede para el 9º Congreso Panamericano de Arquitectura. En las deliberaciones se incluye la intervención de la Sociedad Venezolana de Arquitectos a la Federación Panamericana de Asociaciones de Arquitectos FPAA, de la cual fueron designados delegado principal, Gustavo Wallis y delegado suplente Cipriano Domínguez.

Autor: Heriberto González Méndez, Ex-Presidente del CAV
Publicado en Revista CAV y llevado a web por cortesía de e-construir.com

ARQUITECTOS FUNDADORES

  • Rafael Bergamín (1891-1970)
  • Rafael Bergamín (1891-1970)
  • Cipriano Domínguez (1904-1995)
  • Enrique García Maldonado (1905-1990)
  • Heriberto González Méndez (1906-1992)
  • Roberto Henríquez (1905-1990)
  • Carlos Raúl Villanueva (1900-1975)